¿Qué es la semántica? SEO ¿Qué es el SEO semántico? | Blog

La semántica es la ciencia lingüística que analiza el significado de las palabras y las expresiones que usamos, teniendo en cuenta el contexto en que se las utiliza.

Piensa en la palabra “nave”. Puede referirse a una nave industrial, un barco, o un artefacto espacial. Todo depende del contexto en el que se la utilice.

Cuando alguien te dice que por la tarde “tiene cita con un cliente en su nave”, por contexto tú sabes que se refiere a un espacio industrial probablemente ubicado en un polígono empresarial.

¿Qué es el SEO semántico?

El SEO semántico es la técnica que ayuda a Google a entender mejor los matices del lenguaje humano. Tiene en cuenta no solo las palabras claves, sino también el contexto temático del contenido en su totalidad.

  • De esta forma, Google es capaz de responder de forma mucho más efectiva a una intencionalidad de búsqueda concreta del usuario.
  • Esta metodología establece las relaciones que la Keyword principal mantiene con otras palabras del contenido y con el contexto temático en ella se encuentra. Para esto, se vale de campos semánticos y de sinónimos, entre otros.
  • Los buscadores comprenden esta relación mediante Indexación Semántica Latente (ISL), que interpreta que las palabras cercanas entre sí tienen algo que ver entre ellas.
  • Google tiene un interés genuino en responder correctamente a la query o intención de búsqueda exacta de los usuarios, entendiendo cada vez más y mejor el lenguaje humano.
  • Desde la actualización de su algoritmo Colibrí, el buscador dejó de centrarse solo en las keywords a la hora de dar una respuesta y pasó a tener en cuenta la relación que la palabra clave tiene con su campo semántico.
  • Por eso si tú tecleas “director Tesla”, Google te devuelve una rich card sobre Elon Musk y también un montón de artículos que incluyen su labor en los coches Tesla.

Aunque tú no has escrito el nombre de Elon Musk, sabe lo que estás buscando porque el campo semántico de Elon Musk incluye Tesla, SpaceX, PayPal o Hyperloop.

En el SEO semántico no solo importan la palabra clave y sus sinónimos, sino también el contexto temático que tiene que ver con el campo y las palabras semánticas.

Así que tu objetivo no tiene que ser solo posicionar una palabra clave sino que debes trabajar el contexto semántico para que Google entienda y posicione mejor tus páginas.

¿Para qué se usa el SEO semántico en el posicionamiento web?

  • El SEO semántico influye en tu posicionamiento web porque existe una relación directa entre el (cambiante) algoritmo de Google, el concepto de SEO semántico y cómo rankea las webs por intención de búsqueda.
  • Si además empleas bien la semántica y los datos estructurados, Google puede ofrecer un rich snippet de tu página, lo que incrementa el CTR.
  • En resumen, cuanto más ayudes a los bots del motor de búsqueda de Google a entender tus contenidos, más posibilidades tienes de mejorar el posicionamiento de tu página.
  • Con todo esto te habrás dado cuenta de que solo con utilizar keywords a diestro y siniestro no es suficiente.
  • Tienes que emplear contenido semántico en tus artículos para que los buscadores los emparejen correctamente con las búsquedas y te premie con una buena posición.

¿Cómo optimizar el SEO semántico de tu sitio Web?

1. Crea datos estructurados

Los datos estructurados son un conjunto de etiquetas HTML que se utilizan para describir el contenido de la página y dotarlo de lenguaje semántico enriquecido que comprendan los buscadores.

Con ellos damos al buscador información de la página mediante etiquetas. El lector no las ve, pero los bots sí.

Y es un modo eficiente de que el buscador comprenda e interprete correctamente el contenido de tus páginas.

A través de los datos estructurados, Google ofrece resultados más acertados y fragmentos enriquecidos o rich snippets, que dan más visibilidad a tus páginas.

Puedes hacerlo acudiendo a Schema.org, un proyecto común que lanzaron en 2011 Google, Microsoft, Yahoo y Yandex.

Su objetivo es unificar la forma de etiquetar y enriquecer los contenidos de tu web para que los buscadores y sus arañas puedan indexarlo, clasificarlo y mostrarlo a los usuarios en sus búsquedas.

Y también puedes emplear la herramienta de datos enriquecidos de Google, para saber si tu página puede generarlos.

2. Emplea palabras semánticas

Cuando crees contenido, tienes que usar todas las palabras posibles que pertenecen al campo semántico de la keyword principal, armando una estructura coherente.

Es decir, no consideres la keyword a nivel individual sino en relación a su entorno.

Así, a través del entorno lingüístico, el motor de búsqueda interpreta mejor tu contenido.

Si, por ejemplo, escribes un post sobre las aspiradoras Conga incluye palabras de su campo semántico. Palabras como aspirar, alfombra, sensores, puerto de carga o robot.

Con ellas los buscadores saben que hablas de un robot aspirador y no de un baile caribeño, y solo mostrarán tu post a los usuarios que buscan un electrodoméstico que aspire solo.

Así que anota todas las palabras semánticas del campo, y tenlas a la vista antes de escribir.

3. Usa sinónimos de tus keywords

  • La repetición de keywords o palabras clave en un texto ya no «puntúa» tan bien para Google a la hora de posicionar páginas.
  • Ahora lo importante es la temática. Así que cuando tengas tus palabras clave escogidas, a continuación, busca el máximo de sinónimos.
  • A Google no le gusta que repitas las keywords y de este modo, el motor de búsqueda entiende qué temas estás desarrollando, y sigues posicionando.
  • Escribe todos los sinónimos de las palabras clave para ir intercalándolos en el texto.

4. Utiliza el Link Building a tu favor

El modo en el que creas los enlaces internos y salientes dentro de tu página, ayudan a Google a entender la temática de tus URLs.

Como Google quiere diferenciar la naturalidad de un enlace, se basa en dos aspectos:

  • Co-ocurrencia
    Es la relación de proximidad de dos o más términos en una frase o párrafo. Si esos dos términos aparecen juntos, se supone que estén semánticamente relacionados.

Por ejemplo, es habitual poner enlaces en la palabra «Aquí» como anchor text. Sin embargo, la relevancia del enlace no la aporta en este caso la palabra exacta, sino el contexto en el que se encuentra: las palabras que lo rodean.

  • Co-citación
    Cuando una misma página web enlaza a otras dos, Google interpreta que los sitios hacia donde lleva son de la misma temática y les da más importancia que a los clásicos enlaces.

5. Ahora llega el momento de escribir el texto

Escribe en párrafos cortos, distribuyendo toda esas palabras semánticas y sinónimos de las keywords que tienes anotados. No es necesario que el texto sea largo para incluirlas todas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *