Lenguaje inclusivo (no sexista) en redes sociales de marcas aplicado a Colombia

25 septiembre, 2018

25 septiembre, 2018

Usuarixs, usuari@s y usuarios

En varios sitios se habla mucho sobre el uso del lenguaje inclusivo, específicamente sobre su utilidad y justificación. Supuestamente, con ese uso se evita la discriminación de la que son objeto las mujeres en algunas ocasiones. Según esto, en una oración como Se invitó a todos los abogados se emplea un lenguaje exclusivo y se deja fuera a las abogadas. Con respecto a este tema, se exponen a continuación algunas consideraciones reduciendo a lo esencial la terminología gramatical.

La lengua española dispone de dos géneros principales: femenino y masculino (Es común que las niñas usen faldas y que los niños usen pantalones), pero el segundo puede englobar también al primero, como en la oración Los niños pequeños son muy indefensos. En este último caso se hace referencia a mujeres y varones.

Quienes defienden el uso inclusivo arguyen que el género masculino es excluyente. Sin embargo, si esto se analiza detenidamente, se comprueba lo contrario. La oración Los niños pequeños son muy indefensos se refiere a mujeres y varones; en cambio, Las niñas pequeñas son muy indefensas solo puede referirse a mujeres y, por tanto, quedan excluidos los varones. Como se puede ver, el masculino es el género inclusivo, y el femenino, el exclusivo. De acuerdo con lo anterior, en gramática se habla de género marcado (femenino) y género no marcado (masculino).

La realidad es que el lenguaje inclusivo es una forma de reivindicar la igualdad de género a través del lenguaje, incluyendo en él también a la población femenina para no invisibilizarla. Puede que sea una moda, sí, pero ahora mismo es trending topic en el mundo online.

Es un recurso bastante sencillo de entender, identificar y usar. Consiste en sustituir o transformar las palabras sensibles de excluir a las mujeres, en otras que las incluyen. Esto se puede hacer de diferentes formas, tanto en el lenguaje oral como el escrito:

  • Sustitución por una expresión inclusiva. Hola a todos -> Hola a todo el mundo
  • Duplicación del género de la palabra. Hola a todos -> Hola a todos y a todas
  • Transformación con un símbolo. Hola a todos -> Hola a tod@s / Hola a todxs / Hola a todes

¿Eso se puede hacer?

Algunas de estas formas no son correctas a ojos de la R.A.E, pues “el uso genérico del masculino” se supone que es suficiente para incluir a ambos géneros. Las personas que defienden el uso del lenguaje inclusivo defienden que no es suficiente, y consideran más importante esta forma de luchar por la igualdad de género que las normas de una entidad que, al fin y al cabo, no es dueña de la lengua castellana.

¿Qué pintan aquí las marcas?

Si hay algo en lo que podemos estar de acuerdo es en que la sociedad está cambiando muchísimo, y la mayoría de empresas se están intentando adaptar (como pueden) a esa transformación. En este nuevo paradigma, “las marcas están pasando de ser entes asépticos y objetivos a expresar claramente su filosofía, sus valores, sus actuaciones y su contribución con el progreso social” (Hermanos Rodrigo Martín). En la España de 2018, referente mundial en cuanto a concienciación frente a la desigualdad de género, ¿qué marca no cuenta con la igualdad entre los valores que defiende?

En este mundo interconectado, en el que las compañías están más expuestas que nunca, todo lo que hace o dice una marca comunica sus valores. Y por eso se deben empezar a preguntar por el lenguaje inclusivo: porque lo que hagan o dejen de hacer al respecto va a determinar el mensaje que mandan a la sociedad.

Algunas han movido ficha, empezando a utilizarlo en sus redes sociales. Siguen siendo una pequeña minoría, y a veces se encuentran con una parte de su público no muy contento con esos mensajes, pero es una tendencia a observar.

¿Y qué debo hacer como marca?

Puede que esto se quede en una moda aquí, como tanto han cambiado las marcas en los últimos años, también en esto se transformen todas, y las redes del mañana estén llenas de equis y arrobas por una buena causa.

Lo que sí podemos afirmar es que lo mejor para una marca es decidir qué quiere comunicar en sus redes y cómo hacerlo, valorando si utilizar o no este tipo de lenguaje.

¡Los amo, a todos!

0 Comments


¿Te gustaría compartir tus ideas?

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Deja un comentario