Como diseñar una estrategia social media paso por paso

A. Objetivos. Define tus metas, tanto cuantitativas como cualitativas. Visualiza donde quieres ir y como llegar allí

– Objetivo general 

– Objetivos específicos 

 

B. Análisis. Conoce tus límites 2.0, tómalos en cuenta e identifica que es lo que puede ayudar o perjudicar a tu empresa en la web social. Haz un plan, un plan hacia el éxito, con base en toda la información que obtengas del estado de tu empresa en el plano online. Por supuesto, planea el fallo, establece un plan B e incluso un plan C que contengan diferentes escenarios con otras formas de adoptar las plataformas sociales, o los usos que destines a ellas.

– Landscape 

– Analisis de competencia 

– Punto 0

C.  Ahora es el momento de la creatividad, de las ideas, de las acciones que van a llevarte a cumplir tus objetivos, plataformas, herramientas, tácticas, colaboraciones, offline…

– Concepto Creativo de la compañia 

– Objetivo misional de la estrategia 

– Producto a discutir 

D. Tómate algún tiempo para madurar todas las ideas y conceptos del punto C.

– Identifica las claves del producto. 

– KW research.

– Análisis de concordancias amplias de concepto comunicacional.

E. Etapa filosófica. Al igual que en la planificación estratégica: dibuja tu mapa, tu camino – visión – misión – Cada plataforma, herramienta o acción llevada a cabo debe de tener su propio – único y auténtico – significado, características y objetivos. De lo contrario, estaríamos hablando de algo estándar. Sin embargo, todas las acciones deben ser alineadas bajo una misma línea estratégica.

F. Una vez hayas definido los elementos clave de tu estrategia – Análisis (que hace nuestra competencia en la web social, como los factores externos y la tecnología, afectan nuestra identidad digital, como es vista nuestra empresa desde social media hacia fuera…) y la identidad de marca – Elige tan solo el camino hacerte visible allá donde puedas marcar la diferencia y que gracias a sus atributos y tus tácticas te haga sobresalir del resto.

G. Haz una lluvia de ideas y quédate solamente con aquello que creas que puede ser más determinante, partiendo de nuevas herramientas, el aprovechamiento de las nuevas plataformas y servicios sociales (geolocalización, recomendación social, social commerce) ten en cuenta también las campañas, tácticas, equipo humano, aplicaciones, herramientas, productividad, calendario… Todo cuenta

– Públicos objetivos intra-emprendimiento

– Familia y amigos

– Primeros compradores.

H. Ves y haz “research” sobre la audiencia a la que quieres alcanzar – y representar (gustos, hábitos, necesidades, perfiles…) por supuesto, competencia, limitaciones, estado de la marca en el mercado, plataformas en auge, mercado, singularidades del entorno… Una vez que tengas algo sólido, estructura la información y recursos, para que puedas dibujar un mapa para tu estrategia. Estudia también como planeas unificar plataformas y público. 

– Plataforma – Interés – gusto 

– Mensaje – engagement – compra

I. Integra e implementa el mapa – obtenido en el punto H – en la estrategia de tu modelo de negocio y asegúrate que todo cobra sentido y está alineado. Es decir, encuentra los puntos esenciales que te lleven a crear una estructura de comunicación consistente. La que yo he  construido, es la siguiente:

– Una vez que estén definidas las plataformas, monta su estructura.

– Crear la identidad de cada uno de los perfiles. No olvides completar cada parámetro.

– No publiques, ni hagas visible nada – haz un borrador sobre el papel de como sería y funcionaría todo.

– Optimiza los perfiles: usa herramientas, aplicaciones, recursos y guías para que tus perfiles sean distintos de los de los demás.

– Enlaza y conecta las plataformas: publicas un post y se publica directamente en Facebook, LinkedIn y se Twittea, si es imagen va al álbum de fotos de la categoría asignada para ello.

– Configura el blog – al final de la cadena, es una de las cosas que más importa los temas, plugins, widgets retoques de CSS, algo en HTML y ten en cuenta el efecto estrategia-táctica o relación-interacción.

J. Antes del lanzamiento. Fija un periodo de prueba para poder comprobar el funcionamiento de todas las plataformas sociales y ver los resultados. Puedes probarlo dentro de la empresa y con tu equipo e incluso con clientes muy cercanos. Coge el feedback, corrige, alinea, pule los detalles y mejóralo todo tanto como puedas  “pero no bajo cualquier circunstancia, lo importante es lanzar”.

– Objetivo específico – Hipótesis – resultado

– Bucle de retroalimentación positiva 

– Data studio de análisis comparativo de experimentación 

K. ¿Cómo vas a promocionar y difundir tu estrategia social media? Si no comunicas lo que haces, ¿Cómo va tu entorno a poder ayudarte? Destina recursos: personas, herramientas, servicios, productos y por supuesto presupuesto – esto te ayudará a alcanzar mejores resultados

– Contenidos 

– Pauta

– Influenciadores

– experiencias de producto 

L. Campaña de lanzamiento: Haz lo que sea necesario para comunicar que has creado una identidad digital de tu empresa en la web social: Guerrilla, publicidad offline, beta para tus clientes, ofertas, promociones, eventos, sitio web, RRPP, publicidad.

– Estrategia Genera

– Táctica de contenidos  

– Táctica de pauta 

– táctica de indexación 

– Táctica precio 

– Táctica de logística 

– Táctica de retención 

N. Usa herramientas de optimización y productividad como: Boomerang, bit.ly, Miró, Evernote, Slack, Notion. Te ayudarán a simplificar y gestionar mejor tanto tu tiempo como los recursos en social media.

– Gantt de proyecto

– Matriz de audiencias

– PPT estrategia general 

-Slack comunicación interna

M. Tan pronto como tu estrategia eche a rodar. Considera – y hazlo seriamente – seguir, monitorizar – y medir todo lo que haces – y lo que no – en la web social. Identifica como puedes medir tus objetivos (Paso “A”) lo cual te dará el ROI que todos esperamos. Recomiendo altamente que personalices tus métricas dependiendo de tus objetivos.

– Corto plazo. Asegúrate de que todo encaja, tu comunidad crece, ocurren interacciones. La gente habla sobre tu marca en el plano online – y offline – hay feedback, tráfico creciente hacia tu sitio web/blog, conversaciones entre tu público.

– Medio plazo. Ten en mente. Vinculación emocional, lealtad, fans, alcance de marca, sentimiento, ventas, esfuerzo vs recompensa, nacimiento de prescriptores

– Largo plazo. Logra que todo se dé.

Complemento Estratégiaco:

¿Cómo diferenciar la estrategia de la táctica?

Estrategia para lograr planes macros en las compañías y tácticas para la ejecución de resultados en adquisición y retención de clientes

¿Acabas de iniciar un emprendimiento y quieres destinar un 20% del presupuesto a hacer pauta en redes sociales? ¿Por qué quieres hacerlo? ¿Consejo de un amigo? Déjame darte un mejor consejo: ¡Elimina este mito urbano de tu cabeza! No tienes que gastar dinero en pauta ni estar haciendo trends de TikTok para ser exitoso y acá te explico por qué. 

Antes de empezar a considerar qué contenido quieres desarrollar o cómo lo quieres publicitar, es fundamental que tengas muy claro el objetivo de tu negocio; tómate un momento para analizar de la manera más consciente dos preguntas – que parecen básicas- pero serán tu mantra para realizar cualquier acción: ¿Dónde estoy? Y ¿Para dónde voy?

Objetivo general de proyecto, una investigación o una organización: es la meta principal y global del mismo, es decir, su final último. 

Le da sentido al conjunto, el cual sólo puede alcanzarse una vez completados también los objetivos particulares o específicos.

¡Deja de actuar en piloto automático! No siempre quién va más rápido es quien gana la carrera; quien da sus pasos con conocimiento es aquel que tiene más probabilidades de alcanzar el éxito. 

Al tener claro dónde se encuentra tu empresa actualmente, puedes saber con qué recursos cuentas, a quienes te vas a dirigir y cómo puedes hacerlo de la manera más óptima. Por otro lado, saber a dónde quieres llegar te permitirá definir acciones concretas que te encaminen hacía ese objetivo. 

Toma lápiz y papel, iPad, computadora o lo que te haga sentir más cómodo y responde:

¿Qué quiero lograr?
¿Cómo lo quiero lograr?
¿Por qué lo quiero?
¿Para qué lo quiero?
¿Dónde lo quiero?
¿Cuándo lo voy a lograr?

Cuando tengas estas respuestas, únelas en un párrafo, y allí puedes pensar en el primer y más importante paso:

El objetivo es la base en la cual vas a desarrollar tu plan estratégico, y de ahí, poder pensar en las tácticas o acciones que debes llevar a cabo. Para estructurarlo de manera correcta debe cumplir con tres condiciones: 

  • Mostrar claridad: Tu objetivo necesita ser concreto y no dar espacio a interpretaciones o confusiones. 
  • Ser medible: Siempre debes formular tu objetivo pensando en que debe tener un resultado alcanzable que puedas comprobar. 
  • No le apuntes al cielo (todavía): ¡Sé realista! No está mal ser ambicioso, pero tu objetivo debe ser una meta que puedas alcanzar. 

Algo que debes tener en consideración es que el objetivo general de tu estrategia debe estar enfocado a dar solución al problema global de tu negocio, es decir, a la meta principal que quieres alcanzar con tu plan; mientras que por otro lado, los objetivos específicos deben exponer de manera clara los resultados que quieres obtener en diferentes fases. Estos, además de ser claros, medibles y realistas, deben funcionar como un how-to para alcanzar el objetivo general, es decir, deben ser aquellos pasos pequeños que mientras se van cumpliendo, van ‘’llenando’’ la barra de tu objetivo general. 

Ahora que tienes claridad sobre tus objetivos, puedes empezar a darle estructura al plan estratégico y allí es dónde analizarás variables según audiencia, gusto y medio. 

Lo mejor de esto es que vas a encaminar tus acciones conociendo el por qué de éstas, ¿A qué me refiero? Al ahorro de tiempo y esfuerzo que vas a tener al NO hacer, por ejemplo, una estrategia en Instagram para una audiencia de hombres entre 45-60 años que, normalmente, no hacen uso de esta red social. 

Pensar en las tácticas puede ser divertido, porque vas a estar lleno de ideas creativas que asumes van a funcionar; pero es mucho más divertido ver cómo esa táctica que diseñaste basada en el conocimiento de tus objetivos y siguiendo tu plan estratégico logra brindarte un retorno de inversión que, además de estar previsto, te permite crecer de manera exponencial. 

¡No pongas tu esfuerzo sin tener claro hacía dónde va encaminado! El camino más sencillo hacia un crecimiento que te genere ganancias, reconocimiento o lo que para tí sea el éxito es aquel que se basa en decisiones tomadas bajo el conocimiento de lo que se quiere lograr y cómo quiere lograrse. 

Si quieres una respuesta sencilla a la diferencia que existe entre una estrategia y una táctica, lo resumiría en la siguiente declaración: 

Una estrategia es un plan diseñado para generar crecimiento exponencial, basado en información recolectada sobre el nicho de mercado y teniendo como fundamento el status actual de la empresa y a dónde se quiere llegar con esta. Una táctica, por su parte, es aquella acción o esfuerzo que se realiza como parte de una estrategia. No puede existir una sin la otra, y definitivamente, se debe pensar primero en lo estratégico que en lo táctico. 

Así que, de ahora en adelante, quiero que cada vez que a tu cabeza llegue una táctica brillante, te detengas y analices si se encuentra alineada con tus objetivos, y sí llevándola a cabo, tendrás la capacidad de ‘’alimentar’’ este plan estratégico. 

Basa tus acciones en conocimiento, no en impulsos ni tendencias. 

El objetivo general deben definirse:

  • De forma clara: Objetivos concretos que no confundan o de vía libre a interpretaciones.
  • Medibles: formulados de forma que tenga un resultado alcanzable.
  • Reales: referidos a procesos reales que se puedan observar.

Objetivos generales: Apuntan a solucionar el problema general determinado en el planteo del problema. Es el resultado final que quiere alcanzarse con la tesis, es decir, la razón por la que se realiza la investigación.

 

Cuando escribas tus objetivos, recuerda:

 

  • Delimitar muy bien el tema, tratá de evitar temas muy generales o ambiguos.
  • Transmitir en pocas palabras tu intención como investigador.
  • Ser realista en cuanto al presupuesto, tiempo, acceso a la información y tus capacidades.
  • Tener presente que tus objetivos deben enfocarse en conseguir datos, plantear teorías y aportar conocimientos a un tema determinado.

Debe cumplir: 

  • Qué 
  • Cómo
  • Cuándo
  • Dónde 
  • Para qué 
  • Por qué

Usualmente, los objetivos generales de un proyecto son los que le confieren su propósito:  

Puesto que se trabajan desde “para qué o el porqué de esta meta en un tiempo determinado.

Siseñor
Siseñor
Últimas entradas

Entendimiento de Empresas de Base Tech Aplicadas a la Publicidad vol 1 – entregable 2

Historia de Gacelas Latinoamericanas Ualá es un maravilloso ejemplo de emprendimiento cuyo

Entendimiento de Empresas de Base Tech Aplicadas a la Publicidad vol 1.

El propósito del presente documento es ilustrar diferentes conceptos asociados con el

Longitud y número de caracteres (todas las redes) 

1) Longitud y número de caracteres blogs Longitud ideal de un título: de 8

Los anuncios más importantes de Mark Zuckerberg durante la conferencia F8 de Facebook

Como cada año Mark Zuckerberg es el encargado de la apertura de