Semana Play [Manuela Villegas] video 1
¿Cómo diferenciar entre una estrategia y una táctica?

Estrategia para lograr planes macros en las compañías y tácticas para la ejecución de resultados en adquisición y retención de clientes

¿Acabas de iniciar un emprendimiento y quieres destinar un 20% del presupuesto a hacer pauta en redes sociales? ¿Por qué quieres hacerlo? ¿Consejo de un amigo? Déjame darte un mejor consejo: ¡Elimina este mito urbano de tu cabeza! No tienes que gastar dinero en pauta ni estar haciendo trends de TikTok para ser exitoso y acá te explico por qué. 

Antes de empezar a considerar qué contenido quieres desarrollar o cómo lo quieres publicitar es fundamental que tengas muy claro el objetivo de tu negocio; tómate un momento para analizar de la manera más consciente dos preguntas – que parecen básicas- pero serán tu mantra para realizar cualquier acción: ¿Dónde estoy? Y ¿Para dónde voy?

Objetivo general de proyecto, una investigación o una organización: es la meta principal y global del mismo, es decir, su final último. 

Le da sentido al conjunto, el cual sólo puede alcanzarse una vez completados también los objetivos particulares o específicos.

¡Deja de actuar en piloto automático! No siempre quién va más rápido es quien gana la carrera; quien da sus pasos con conocimiento es aquel que tiene más probabilidades de alcanzar el éxito. 

Al tener claro dónde se encuentra tu empresa actualmente, puedes saber con qué recursos cuentas, a quienes te vas a dirigir y cómo puedes hacerlo de la manera más óptima. Por otro lado, saber a dónde quieres llegar te permitirá definir acciones concretas que te encaminen hacía ese objetivo.

Toma lápiz y papel, iPad, computadora o lo que te haga sentir más cómodo y responde: 

  1. ¿Qué quiero lograr?
  2. ¿Cómo lo quiero lograr?
  3. ¿Por qué lo quiero?
  4. ¿Para qué lo quiero?
  5. ¿Dónde lo quiero?
  6. ¿Cuándo lo voy a lograr?

Cuando tengas estas respuestas, únelas en un párrafo, y allí  puedes pensar en el primer y más importante paso: 

¿Cómo crear un objetivo?

El objetivo es la base en la cual vas a desarrollar tu plan estratégico, y de ahí, poder pensar en las tácticas o acciones que debes llevar a cabo. Para estructurarlo de manera correcta debe cumplir con tres condiciones: 

  • Mostrar claridad: Tu objetivo necesita ser concreto y no dar espacio a interpretaciones o confusiones. 
  • Ser medible: Siempre debes formular tu objetivo pensando en que debe tener un resultado alcanzable que puedas comprobar. 
  • No le apuntes al cielo (todavía): ¡Sé realista! No está mal ser ambicioso, pero tu objetivo debe ser una meta que puedas alcanzar. 

Algo que debes tener en consideración es que el objetivo general de tu estrategia debe estar enfocado a dar solución al problema global de tu negocio, es decir, a la meta principal que quieres alcanzar con tu plan; mientras que por otro lado, los objetivos específicos deben exponer de manera clara los resultados que quieres obtener en diferentes fases. Estos, además de ser claros, medibles y realistas, deben funcionar como un how-to para alcanzar el objetivo general, es decir, deben ser aquellos pasos pequeños que mientras se van cumpliendo, van ‘’llenando’’ la barra de tu objetivo general. 

Ahora que tienes claridad sobre tus objetivos, puedes empezar a darle estructura al plan estratégico y allí es dónde analizarás variables según audiencia, gusto y medio. 

Lo mejor de esto es que vas a encaminar tus acciones conociendo el por qué de estas, ¿A qué me refiero? Al ahorro de tiempo y esfuerzo que vas a tener al NO, hacer, por ejemplo, una estrategia en Instagram para una audiencia de hombres entre 45-60 años que, normalmente, no hacen uso de esta red social. 

Pensar en las tácticas puede ser divertido, porque vas a estar lleno de ideas creativas que asumes van a funcionar; pero es mucho más divertido ver cómo esa táctica que diseñaste basada en el conocimiento de tus objetivos y siguiendo tu plan estratégico logra brindarte un retorno de inversión que, además de estar previsto, te permite crecer de manera exponencial. 

¡No pongas tu esfuerzo sin tener claro hacía dónde va encaminado! El camino más sencillo hacia un crecimiento que te genere ganancias, reconocimiento o lo que para tí sea el éxito es aquel que se basa en decisiones tomadas bajo el conocimiento de lo que se quiere lograr y cómo quiere lograrse. 

Si quieres una respuesta sencilla a la diferencia que existe entre una estrategia y una táctica, lo resumiría en la siguiente declaración: 

Una estrategia es un plan diseñado para generar crecimiento exponencial, basado en información recolectada sobre el nicho de mercado y teniendo como fundamento el status actual de la empresa y a dónde se quiere llegar con esta. Una táctica, por su parte, es aquella acción o esfuerzo que se realiza como parte de una estrategia. No puede existir una sin la otra, y definitivamente, se debe pensar primero en lo estratégico que en lo táctico. 

Así que, de ahora en adelante, quiero que cada vez que a tu cabeza llegue una táctica brillante, te detengas y analices si se encuentra alineada con tus objetivos, y sí llevándola a cabo, tendrás la capacidad de ‘’alimentar’’ este plan estratégico. 

Fernando y Manuela
Fernando y Manuela
Últimas entradas

Semana Play [Manuela Villegas] video 21 La opinión del cliente: un factor fundamental para la mejora continua de un negocio

Desarrollar un MVP puede llegar a ser arduo y costoso, así que

Entendimiento de Empresas de Base Tech Aplicadas a la Publicidad vol 1 – entregable 2

Historia de Gacelas Latinoamericanas Ualá es un maravilloso ejemplo de emprendimiento cuyo

Entendimiento de Empresas de Base Tech Aplicadas a la Publicidad vol 1.

El propósito del presente documento es ilustrar diferentes conceptos asociados con el

Longitud y número de caracteres (todas las redes) 

1) Longitud y número de caracteres blogs Longitud ideal de un título: de 8